domingo, 7 de julio de 2013

SYLVIA PLATH

Nació en Bostón en 1932.Desde muy pequeña escribe poemas, quizá desde la muerte de su padre, y también desde muy joven, desde sus tiempos de universitaria, presenta fuertes tendencias suicidas, quizá porque anhela una perfección en todo lo que hace que sabe que nunca alcanzará. No está contenta con su vida real y se refugia en las letras para escapar de lo que tiene delante.
Cree que es una tragedia haber nacido mujer porque le resta libertad y piensa que solo los hombres son libres de vivir su sexualidad como desean. Mantiene una relación con Dick Norton, un compañero de universidad, pero ello no le impide llevar a cabo su primer intento de suicidio. Está tan mal que hasta pierde la ilusión por leer y escribir. Solo sale a flote cuando le dan una beca para estudiar en Cambridge. Pero incluso a Inglaterra la persigue la funesta idea de acabar con su vida. A los 23 años conoce al poeta Ted Hughes, alto y con voz de trueno, como se lo describe a su madre. Se casan en junio de 1956.
Se queda embarazada y da a luz a su hija Frieda que de momento consigue sacarla de su mundo atormentado. También está contenta porque empieza a publicar algunas de sus poesías. Pero se siente atrapada entre dos mundos, el de las letras y la maternidad. Así lo manifiesta en su obra autobiográfica "La campana de cristal". Cuando nace Nick, el segundo hijo, el matrimonio ya está roto y Ted tiene numerosas amantes. Al final la abandona para irse con la poetisa Assia Wevill.
Ella sigue escribiendo para aferrarse de alguna manera a la vida, pero el 11 de febrero de 1963, después de dar el desayuno a sus hijos mete la cabeza en el horno y termina con su vida. Su marido se encarga de editar su poesía y en 1982 se le concede el Pullitzer de manera póstuma

2 comentarios:

  1. Una publicación impactante y muy importante para una gran escritora, Mabel. ¿Qué sentiría? ¿Cómo pensaría acerca de los tabúes de la época? Excelente y concisa biografía.

    Un fuerte abrazo, querida Mabel.

    ResponderEliminar
  2. En gran medida, creo Antonio, que fue una especie de alma gemela de Anne Sexton. Las dos eran mujeres jóvenes cuando empezaron a escribir, madres, esposas, descontentas con su vida y que abordaron temas entonces considerados tabúes. Y las dos padecían fuertes trastornos mentales que las llevarían a terminar con su vida. Un abrazo querido amigo y siempre gracias por tu presencia

    ResponderEliminar